martes, 10 de marzo de 2009

Imaginando las escenas...

Saludos Calíopistas:

Leyendo el texto que me he permitido citar desde - 3 al Carisma acerca de como dirigir las aventuras con un estilo cinemático. He recordado una especie de técnica que en lo personal desarrollé de forma natural hace algún tiempo y ahora considero apropiado compartirla con todos ustedes.

La técnica en sí misma es muy simple, pero con uso continuó puede servir como un ejercicio para potenciar nuestra imaginación y la capacidad de respuesta hacia nuestros jugadores.

Para entender con mayor facilidad este post les recomiendo leer el post de Britait que está justo debajo de este o bien acceder aquí y aquí.

¿De que trata?

Esta técnica trata acerca de un ejercicio de imaginación, llevando nuestra mente hacia el mundo en el cual estamos basando nuestra historia, procurando con el tiempo construir una imagen mental más y más exacta acerca del mundo en el que estamos jugando.

¿De que sirve?

La finalidad última de este ejercicio es doble. Por un lado sirve para ejercitar la mente del narrador, la capacidad que tenemos para crear detalles no de la aventura si no del escenario donde esta se desenvuelve.
Por otro lado, es tener una reserva de imágenes visuales con las cuales podemos adornar y dar mas color a las escenas de nuestras historias y tener una reserva de "detalles" en caso que los jugadores los requieran.

¿Como hacerlo?

Es necesario explicar que para hacer esta técnica ya es necesario tener nuestra historia preparada en papel, por decirlo de algún modo. Si nuestra historia se tratara de una pintura, la mayor parte del trabajo ya estaría hecho y solo quedaría añadir un poco de luces, sombras y detalles finales. Para esto último, es nuestra técnica.

Comenzando:

Una vez que ya tenemos nuestra crónica pensada, debemos alejarnos del ordenador, irnos a un lugar tranquilo como nuestra habitación, un café o aprovechar la tranquilidad de un viaje en autobús y comenzar a imaginarnos algunas imágenes mentales de nuestra historia.

Al principio es normal que nos imaginemos imágenes o escenas que tienen que ver con nuestra historia y eso es buen comienzo. Con el tiempo podemos alejarnos de las escenas más directas y llevar nuestra mente hacia escenas lejanas a los personajes, pero importantes para nuestro escenario.

Lo que hay que entender aquí es que no hay que imaginar detalles de la historia, sino imágenes visuales (y de todos los sentidos) del escenario. Es decir, no importa que los chicas-troll entren a un bar para buscar a un asesino lo cual comenzará nuestra historia. Eso ya lo hemos diseñado previamente en el papel.

Lo que ahora debe importarnos son las imágenes que podamos generar en nuestra mente sobre ese bar, la gente que allí se encuentra, los olores que llegan a los jugadores, los sonidos que escuchan y los eventos que se están sucediendo cuando los jugadores entren a ese escenario.

Lo importante del ejercicio no es escribir o tomar nota de nada si no solo dejar volar nuestra imaginación. Dejar que los elementos aparezcan y desaparezcan de nuestra cabeza, solo con el fin de ejercitar nuestra mente y generar una imágen visual.

En breves espacios de tiempo que se tenga libre, podemos aprovechar para imaginar mas escenarios en diferentes alturas de la historia. Si sabemos que nuestras chicas-troll tendrán que visitar una vieja torre, podemos utilizar un nuevo viaje en autobús para imaginar como será cuando los jugadores se encuentren allí.

Es recomendable correr la película en nuestra mente como si ya supiéramos lo que los jugadores van a hacer, imaginar a nuestras chicas-trolls entrando a la vieja torre llena de paja mojada por la reciente lluvia de anoche (que no es importante para la trama, pero le da color), imaginar como una de ellas toma la delantera y como las otras dos se quedan en la retaguardia, imaginar como pasa una rata por una de sus piernas y como unos ojos oscuros se asoman desde la oscuridad de una de las esquinas.

Al final, la escena no podría ( y no tiene que) salir tal y como la hemos imaginado. Ese no es el objetivo de este ejercicio. El objetivo de este ejercicio es que cuando durante la aventura los jugadores lleven a sus personajes hacia ese torre vieja, nosotros ya tenemos un "catálogo" de imágenes mentales que podemos transmitirles, como por ejemplo la paja mojada y la rata que pasa por una de las piernas de los jugadores.

Con el tiempo, este ejercicio nos dará la capacidad mental para inventar estos detalles de forma más y más vívida. Detalles que con el tiempo pueden hacerse más sútiles pero a su vez darle color a los escenarios que nuestros jugadores visiten.

No trasmite la misma imágen en nuestros jugadores una vieja torre; que una vieja torre con olor de paja mojada, con madera goteando por la lluvia de anoche y donde una rata pasa por la pierna de uno de los personajes.

La idea de imaginar todos estos detalles con antelación es que cuando llegamos a la mesa y podemos usarlos es que ya son reales. No han aparecido de la nada, si no que cuando hicimos nuestro ejercicio se hicieron realidad y ahora solo los estamos transmitiendo hacia fuera de nosotros.

Si nos acostumbramos a utilizar este ejercicio repetidamente, con el tiempo los detalles y las imágenes saldrán con más facilidad y más adelante podremos darnos cuenta como nuestra propia mente se atreve a generar ideas más atrevidas y más detalladas.

Como todo músculo, el cerebro tambien puede ejercitarse.

¿No creen?

Mis amigos, que el Don de Calíope este con ustedes...

6 comentarios:

Britait dijo...

Hola Yavhe

Y si te dijera que uno de los elementos que faltan en mi artículo (que pensaba meter en una tercera parte) es muy parecido a este que comentas aqui?

Yo no los llamo imágenes mentales, sino pequeños sucesos que se tienen apuntados en un "guion" y que conforme van pasando el master tiene que tachar.

Ahi puede entrar el notar la paja mojada, el roce de la rata, un aullido de lobo en la distancia o pequeños detalles de ese tipo.

Un ejemplo propio que uso en una aventura "guionizada": hay un avion que entra en otra dimensión y es transladada a otro planeta en medio de una enorme tormenta. Los jugadores no saben nada de eso y van como pasajeros en el avion. La escena es cotidiana pero tiene algunos detalles que se van dando para dar a entender sutilmente que algo no va bien:

* Un chico pnj al lado de uno de los pjs se queja de que el walkman no le funciona
* Las azafatas pasean nerviosas de un lado a otro (se perdio contacto con la torre de control pero no lo dicen al pasaje claro)
* El cielo, cubierto de nubes, se ve anormalmente amarillo/marron
* Antes de entrar en la tormenta, hace 20 minutos, era pleno dia, el reloj marca las 4 de la tarde y ahora es plena noche.

Todo eso se va jugando y va conduciendo al estado de tensión que deseas en la aventura, al final puedes llegar al suceso que lo desmadra todo:

* Una luz aparece en un lado del avion, avanza rápidamente como un misil, pasa al otro lado, se para un segundo y luego se hunde entre las nubes (un ovni).
* El avion entra en caida libre (el piloto se infarto de ver el ovni)

Pasar directamente al ovni desde el vuelo cotidiano seria demasiado brusco.

Muchas gracias por recordarme esto, espero no haberme salido mucho del tema ^^U

Varda Elentari dijo...

Interesante artículo. No siempre una se encuentra con narradores que le dan importancia a lo visual, eso es algo que despues de haber compartido muchas sesiones con un narrador amigo mio extraño cuando juego con otro, pocos se toman la molestia de narrar visualmente, adjuntar imagenes, detallar pared por pared lo que vemos o bien los rasgos fisicos de una persona, como se mueve, que oimos, que sentimos al entrar a un sitio, etc. A veces el grado de detalle es bastante alto, eso lo noto cuando releo las notas que tomo (si, soy la que escribe cada cosa que sucede en todas las partidas que juego) y esta llena de descrpciones super detalladas. Siempre esta bien recordarle a los jugadores como mejorar la riqueza de la narracion.

Pd: te agregue a mi blogroll, no sabia que tenias este blog, y Muchas gracias!!!!!

Alexander dijo...

Detallar las escenas mola muzho, yo lo hago todo el tiempo xD

No es lo mismo decir: ya estan dentro del bosque y es de noche. a decir: ya an entrado al bosque... el sol ya se a ocultado en las colinas... a lo lejos se escuzha un aullido de un lobo (creo q se lo robe a britait xxD) y cuervos salen volando de los arboles ...

Bue ... eso xD

Yavhe Alexander dijo...

Saludos desde la noche eterna...

Britait: Me encantaría ver pronto esa tercera parte del artículo, estoy seguro que aunque tengamos la misma idea, su desarrollo sera muy distinto. Así que cuando lo tengas no dudes en hacernoslo saber.

Varda: Al contrario, muchas gracias a ti por tus palabras y por agregarme a tu listado de blog, por mi parte ya he hecho lo mismo. Que bueno que este blog te ha gustado, espero verte por aquí pronto.

Alexander: Verte por acá siempre es motivo de alegría para mí. Deben saber todos, que este chaval es uno de mis mejores amigos. :$

Kobun Legion dijo...

Decia Napoleon que vale más la tinta más diluida que la memoria más firme.

Y aunque este método es muy usado por mi y de seguro por aquellos que en una buena oportunidad no dejan de fantasear, mi consejo es que ALGO se anote. La próxima vez que se tenga oportunidad, claro.

Salus

Rutius dijo...

Muy bueno el artículo. Hasta para imaginar hay que ejercitar. Es una herramienta muy útil.