jueves, 4 de septiembre de 2008

Decir que no...


Saludos Calíopistas:

Les contaré algo que nos paso hace algunos meses. Nos reunimos un día para continuar una historia de Exalted que teníamos un ratín jugando y queríamos avanzar. Normalmente jugamos los sábados, pero ese día decidimos reunirnos entre semana.

Sucedió entonces que un jugador venía algo tarde por trabajar, una jugadora tenía muchísima gripe, otro no pudo participar por el cambio de día y un servidor estaba muriendo por una cansada jornada en el trabajo.
También tuvimos que ir a recoger unos pósters para un evento que estaba próximo; así que comenzamos muy tarde a jugar.

En fin, superado todo esto nos pusimos a jugar. Y entonces sucedió. El juego marchaba algo lento y la participación en general estaba algo sosa. No podía dejar te tener la sensación que todo se movía lento e inclusive que estábamos jugando "a fuerzas".

Tiempo de hacer explicaciones. Que no venga nadie por aquí gritando galimatías. No culpo absolutamente a nadie por esta situación. Todos estábamos allí para divertirnos. Y nadie contribuyó para que así no fuera. La "culpa" no fue de las personas, si no de las situaciones.

Aquí comienza el tema de mi post.

Llevo muchos años jugando rol y he conocido a muchos grupos y convivido con mucha gente. Y creo que aquellos que ya llevan un tiempo en esto no me dejaran mentir cuando digo que sencillamente hay días que por X o Y razón no se esta en sintonía para jugar. Y lo peor es hacerlo a fuerzas. Jugar por que se debe jugar y no por que se quiere.

Estoy seguro que me entienden.

Lo que recomiendo para estos momentos es sencillo: Hablarlo con toda confianza. Si se juega con amigos estos deben entender. No creo, salvo casos muy extremos que uno de ellos se moleste y se levante de su lugar vociferando: !Es que yo quiero jugar, aguántate!

No creo que sea el caso obligar a nadie. Creo que cualquier rolero con 2 puntos de Inteligencia podría darse cuenta cuando uno de sus compañeros no esta en cuestión de continuar o empezar una partida. Y no veo otra posible reacción que no sea apoyarle.

Todos debemos entender que jugar rol es un acto que requiere como mínimo concentración. Y hay días donde por enfermedad, cansancio o preocupación esta concentración no es posible.

Pero !un momento! Si esos días difíciles comienzan a alargarse demasiado también hay que saber hablarlo. Quizá sea mejor que la persona con complicaciones se aleje un tiempo hasta que los aires sean mejores. Quizá el grupo pueda comenzar a probar otro juego, mientras su compañero esta ausente. Soluciones veo muchas. Pero nunca jamás apoyaré aquella de molestarse.

En todos los grupos y con todos los roleros siempre digo lo mismo. Hablen sus diferencias. Siéntanse en completa confianza de decir: Ahora no amigos.... lo siento...

¿Y las soluciones?

Muchas veces creemos que como roleros nuestra única actividad es jugar rol. Y esto es una completa falacia.
En caso de reunirse un día y que por alguna razón uno o más de nosotros no nos sintamos en sintonía podremos recurrir a otra de las muchas actividades que estoy seguro comparten en común.

Actividades como ver una película (que sirva como inspiración al juego es lo máximo), jugar Magic ( o cualquier otro juego de cartas), un juego de mesa ( los eternos salvadores), algo de anime, una buena charla (es realmente maravilloso conocer a nuestros compañeros de juego fuera de la afición) o simplemente salir del lugar donde se acostumbra jugar para caminar por las calles, ir al cine o sencillamente tomar un café.

No jugar rol un día no quiere decir el fin del mundo, al contrario puede ser una perfecta oportunidad para experimentar otras aficiones y acercarnos a nuestros compañeros alejados un poco de los puntos de disciplina y las espadas +3.

Un saludo a todos y que el Don de Calíope este con ustedes.


6 comentarios:

David dijo...

Claro amigos, la solución (como casi todo en las relaciones humanas) es la comunicación, la situación que expones es tan común como humana, a todos como roleros nos ha pasado.
Nosotros muchas veces nos juntamos a jugar rol y terminamos jugando unas batallas de Mordheim, o simplemente conversando unas cervezas.

Quizás cuando tenía 20 no había problemas pero ahora si que llego cansado a veces del trabajo y ni una bebida energética ni la mayor de las motivaciones es suficiente cuando la batería pide cargarse.

Saludos.

Chugo dijo...

Pues claro....cuantas veces nos hemos sentado a jugar y hemos acabado viendo una peli.... o nos hemos puesto a jugar a la consola y hemos acabado jugando a rol... no siempre hay ganas. Es lo bueno cuando se juega con buenos compañeros

nexodecaminos dijo...

Este post me ha llegado al corazoncito, jeje. Hace como un año o así tuve esa misma sensación de la que hablas... saber que ese día no era EL día para jugar y tener que hacerlo por ser casi imposible jugar otro día... y es una sensación que no me gustaría repetir (y de hecho nunca más he repetido).

Unas Magic, un VTES, o una cerveza en algún sitio y a tomar viento, mañana será otro día.

Un saludete de un caliopista irredimible.

Alexander Knight dijo...

nexodecaminos <-- me paso lo mismo xD

Ase unos meses mis amigos venian TODOS !! los dias de la semana a mi casa me decian: jugamos rol? xxD

Es que jugabamos el martes y venian el miercoles, luego el jueves, luego el domingo !! sin descanso xxD

Pero ahora les dije: Saben? Ando mu cansado de jugar tan seguido, ahora no quiero jugar simplemente.

Al principio se desilucionaron, pero ahora se acostumbraron xD

Eso de probar otros juegos...
Yo ise eso :D
Y mola mucho !! (es genial)

ºº-->Dalamar<--ºº dijo...

Si, la verdad jugar a la fuerza como que no late mucho, asi que aveces es mejor desistir por el bien de la mesa y de todos sus participantes.

Estudio dijo...

Saludos a todos...

Pues creo que todos estamos de acuerdo que jugar a fuerzas es muy negativo. Siempre hay otras opciones y es mejor dejar a un lado la partida que hacer algo que pueda molestarnos.

Muchas gracias por participar a todos ustedes!!