lunes, 14 de enero de 2008

Carisma no es una Opción (Tomado del Tirano de Nordmaar)

Mis Calíopistas:
Vía Against the Shadow llegó al Tirano de Nordmaar y me encuentró con este post bastante interesante:

Por favor no olviden visitar ambos blogs que mucho tienen que ofrecer a la comunidad rolera.

------------------

Carisma no es una opción:
Por el Tirano
Jugar a rol consiste, en cualquiera de sus formas, en adoptar un papel, una personalidad ficticia en una realidad paralela. Coger una espada y blandirla con destreza, realizar proezas mágicas, atracar un banco, conducir una motocicleta a toda velocidad o asaltar un complejo sistema de seguridad son cosas que nosotros nunca haríamos o nunca podríamos hacer, ya sea por incapacidad física o intelectual o por respeto a las mas elementales leyes de la naturaleza.

Pero en ese universo paralelo todo es distinto. Nuestros alter ego saben qué están haciendo: recibieron entrenamiento militar, estudiaron pesados volúmenes de teoría mágica o aprendieron a diseñar y desmontar sistemas de seguridad. Precisamente por eso existen en la mayor parte de los juegos habilidades o características que reflejan esas pericias que nuestros personajes tienen y nosotros no.

Sin embargo en demasiadas ocasiones olvidamos las aptitudes sociales del personaje y asumimos que eso no forma parte del sistema de juego. Decimos cosas como "Si quieres que el vigilante de seguridad acepte el soborno, interpreta la forma en la que lo vas a intentar". Eso está bien. Es bueno que el jugador se meta en la piel del personaje y convierta la interpretación en algo vívido. Pero no podemos determinar el éxito de la acción en función de las palabras del jugador.

De la misma forma que no miramos la complexión física de un jugador cuando queremos saber si su personaja es capaz de derribar una puerta, no debemos basarnos en las habilidades interpretativas y la simpatía del jugador para determinar cuan seductor o convincente es su personaje. Sería tan absurdo como si a mí me dijeran que mi personaje no puede derribar una puerta porque yo soy muy poco corpulente. ¡Claro que yo no puedo hacerlo! Pero no soy yo quien lo hace, sino mi personaje, el fornido bárbaro de las montañas famoso por cazar lobos con sus manos desnudas.

Para solucionar este tipo de situaciones, deben existir en el juego características o mecanismos que permitan determinar si el personaje es carismático o no, de la misma forma que hay características y mecanismos que determinan si es ágil o resistente. De lo contrario cometeremos el error de identificar erroneamente y de forma injusta los conceptos de jugador y personaje.

No podemos esperar que nuestros jugadores tomen clases de interpretación para satisfacer las necesidades artísticas que como directores de juego podamos tener, de la misma forma que no podemos pedir a ningun jugador que se prepare físicamente en un gimnasio si quiere interpretar a un fornido guerrero.

Corresponde en todo caso al director de juego adecuar la descripción de lo que el jugador pretende a lo que su personaje obtiene, en función de las características de su personje, no de las del jugador, y generar a continuación una narración apropiada que justifique el resultado.

¿Quieres recompensar una buena interpretación? Hazlo de la misma forma que recompensarías al guerrero que improvisa un ariete: otórgale una bonificación o dale puntos de experiencia o mejora extra al final de la sesión, pero no frustres inmediatamente el intento sólo porque no ha usado las palabras que a tí te parecen adecuadas.
El puede no ser carismático, pero su personaje si puede serlo.

7 comentarios:

Gerardo dijo...

En mi caso yo le daría una bonificaciónjugador dependiendo de que tan buena haya sido la interpretación de su personaje, y probablemente también influiría en la xp que le otorgara al final.

Gerardo dijo...

Era :"bonificación a la tirada del jugador dependiendo..." error de dedos :P

Estudio Otra Realidad dijo...

Saludos Gerardo...

Creo firmemente en lo que dices y de hecho es lo que el texto y la "teoría" rolera nos indica.

Asi como un guerrero tiene un +2 por su espada, el Bardo deberia tener su + 2 por las palabras que utilize.

De hecho, las nuevas corrientes roleras han inclusive ideado sistemas de "Salud Social", y reglas para su combate.

Fue en Exalted donde vi esto por primera vez. Pero seguramente hay otros juegos que lo utilizen.

Esahú dijo...

la verdad, entrar en ese tema es algo polemico, por que se ve influido por la percepcion que tenga cada jugador sobre la interpretacion del otro, aunque si se deberia ver mas sobre como sistematizar ese problema

Esahú dijo...

la verdad, entrar en ese tema es algo polemico, por que se ve influido por la percepcion que tenga cada jugador sobre la interpretacion del otro, aunque si se deberia ver mas sobre como sistematizar ese problema

Kobun Legion dijo...

Yo siempre he intentado luchar contra eso. Tal vez porque me afecta.

Y podriamos empezar a filosofar sobre cuan imposible es separar el personaje ficticio del jugador que toma sus decisiones; pero idealmente, al pasar las seciones, uno debe entender su yo virtual y lo que los demás considerarían posible o imposible por él para realizar, (o sea su papel).

ElTirano dijo...

Me alegra que os haya gustado el pequeño artículo. Un saludo a todos.