viernes, 30 de enero de 2009

Sobrepreparación:

Constantemente se ha dicho que lo mejor para un Narrador es preparar con anticipación sus partidas, esto con el fin de poder tener una mejor capacidad de respuesta a la hora del juego y ofrecer una mejor propuesta a sus jugadores, una más detallada, completa y con la menor cantidad de errores posibles. Pero ¿hasta que punto debe llevarse esta preparación antes de la aventura?

Por ahora quiero saltarme las condiciones lógicas como el tiempo y los recursos que el narrador tenga para preparar sus aventuras. Y me gustaría platicarles de una experiencia personal que me sucedió hace algunos años.

Por aquellos tiempos había conseguido un grupo nuevo para jugar y recientemente me había comprado el Dark Ages: Vampire, que debo decir es uno de mis juegos favoritos. Las condiciones eran las apropiadas para iniciar una buena partida, el grupo estaba emocionado, había un juego nuevo y tenía suficiente tiempo para preparar algo bueno así que me di a la tarea de hacerlo.

Lo cierto es que me deje llevar por la emoción y comencé una investigación detalladísima del período de la Reconquista Ibérica que era donde se desarrollaba la aventura. Leí no se cuantos libros, investigué en bibliotecas y fotocopié decenas mapas. Prácticamente gane un doctorado en la materia.

Después pase a diseñar el mundo de juego. Diseñe con la ayuda del metaplot una compleja trama en las sombras de la Reconquista, construí cerca de 200 NPC´s de todas las clases sobrenaturales posibles, a cada uno de ellos les hice su ficha y una historia por completo detallada y conectada. Cada NPC con que los jugadores se encontrarían tenia motivos, fines y una historia.

Así construí un gran mundo de juego donde todo tenía sentido, los personajes un rostro y yo como Narrador un conocimiento absoluto de las causas que movían la historia. La cual tenía pensado que abarcaría desde aquel período histórico hasta la Gehenna en tiempo juego y en tiempo real pues simplemente pensé que íbamos a jugar por siempre.

En total he de haber llenado cerca de 500 páginas con toda la información necesaria.

Entonces llegó el día de poner todo al asador. !Y todo salió perfecto! Durante 3 o 4 meses la historia seguía de maravilla, pero entonces todo empezó a cambiar. Los jugadores comenzaron a faltar, algunos consiguieron novia y otros trabajo. Cada vez era mas difícil quedar para jugar. Hasta que llegó el fin inevitable. El grupo se separó y mis 500 páginas de información quedaron en el olvido. Como era natural, quise salvar el juego por cualquier medio posible, pero fue imposible. Los tiempos cambian al igual que las personas.

Todo mi trabajo quedo en un rincón y a veces cuando me entra la nostalgia lo observo y sonrió al encontrar donde estaban los ganchos para la nueva aventura o el suceso que cambiaría la historia en X o Y punto. Sucesos y ganchos que sucederían claro en el año 5 o 6 de juego, lo cual ahora me doy cuenta era imposible.

Por otro lado, la hermana de mi peor amigo o mejor enemigo (tú sabes quien eres ;) ) es una perfecta candidata al mundillo del rol. Tanto que una vez me sorprendió sobremanera que no se mostrará interesada en los juegos.

Al preguntarle a mi colega, él me contesto: - Al contrario, una vez se vio muy interesada, escribió libros, cuentos y tratados enteros sobre su personaje, la historia de su cinturón, la de la empuñadora de su espada, étc. Pero se frustró al darse cuenta que el Narrador jamás las utilizaría...-


Eso me hizo recordar a un jugador que tuve en el pasado que hacía prácticamente lo mismo, Páginas enteras de la historia de su personaje, desde su infancia, hasta las guerras que libró, símbolos y significados de sus tatuajes, nombres de armas, y un GRAN etcétera.

A todo esto es lo que llamo Sobrepreparación.

¿Quien tuvo la culpa de que 500 páginas de historia de la Reconquista Ibérica se quedarán en una carpeta perdida en el olvido? ¿Quien tuve la culpa de no poder leer la vida y obra de Ral Ortal el bárbaro vikingo? Lo cierto es que nadie.

Al final, todos hicimos lo que hicimos por que nació de nosotros y quisimos vivir de esa forma nuestra afición rolera. Estoy seguro que en los tres casos que les he narrado todos nos divertimos al escribir esas historias y realizar esas investigaciones. El único error que cometimos fue el pensar que todo tenía que ser usado.

Creo que lo mejor que ponemos hacer como miembros de una mesa y como Narradores es al momento de observar (o observarnos) que un jugador se está sobrepreparando dejarle bien en claro que será muy difícil y quizá imposible que todo ese material se use en juego.

Por mí parte aprendí que hacer crónicas infinitas con ideas y semillas para años de aventuras es solo una invitación a la decepción, ya que todo se mueve y por múltiples motivos las gustos, necesidades y posibilidades cambian.

En lo personal he aprendido a no sobreprepararme ( lo que no quiere decir que no me preparo) y a escribir historias con un número limitado de capítulos. Hasta ahora me ha funcionado excelente. El trabajo que se realiza está más enfocado, el control es menos y por la tanto la libertad lo es más.

Esa es la lección que me lleve sobre la sobrepreparación.

¿Qué me dicen ustedes?

¿Tienen alguna historia similar? ¿Algo que hayan aprendido de ella?

10 comentarios:

Chugo dijo...

Yo al principio preparaba complejas tramas tambien... no las 500 paginas claro, pero si un monton de pnjs, sus historias... pero todo se veia demasiado forzado, mis jugadores funcionan mejor por libre, y aunque con bastante maestria les llevo por donde yo quiero siempre tienen la sensacion de que algo no cuadra.
Ahora no preparo, improviso totalmente y mis jugadores dicen que he mejorado bastante. Supongo que todo sea dependiendo de los jugadores, de la trama, el juego..pero por supuesto, de las cualidades como narrador (y a mi aun me queda muchisimo por mejorar)

Gerardo dijo...

Yo tambien obté por no ser tan minuscioso con mis historias, ya que a veces esos detalles ni eran percibidos por los jugadores o muchas veces por el ser especifico con mapas, fuertes, descripciones de lugares a muchos jugadores les parecía tedioso,todo jugador (me incluyo) quiere llegar a la mesa y divertirse. No quiero decir que todos los jugadores sean iguales, lo que recomiendo es al comenzar a jugar con un grupo por pirmera vez, poner una historia sencilla donde el narrador pueda identificar el tipo de gustos de sus jugadores y en base a eso plantear el tipo de juego que se narrara en futuras seciones. Habrá players que si les guste adentrarse mas en los trasfondos de sus jugadores y los mundos en dónde estos se desenvuelven.

ºº--Dalamar--ºº dijo...

Claro, es imposible tener todos los caminos preparados, e inutil tratar de generar una trama tan compleja, por que lo mas seguro es que los jugadores hagan lo opuesto a lo que nosotros preparamos.

Thylzos dijo...

Yo, como Chugo y en calidad de máster novato, también "improviso".

En realidad, lo que hago es preparar a líneas generales cómo será la partida, qué se encontrarán, algunos PNJs que necesite y ya luego a narrar lo que salga. Pero aún me queda bastante por aprender xD

Por cierto, ¿sería posible pedirte esa información que armaste?, me entran ganas de leerla :$

Max-Steel dijo...

Me pareció muy interesante el libro Play Unsafe... Venía a decir entre otras muchas parras: "no prepares absolutamente nada", si escribes 500 páginas de una campaña obviamente como master vas a querer darle salida a todo el material y vas a dejar de lado lo más importante, escuchar a tus jugadores.

Pero bueno, como leía hace poco en un blog, una gran parte de la diversión del master es preparar las partidas así que...

Yavhe Alexander dijo...

Saludos desde la noche eterna...

Antes que nada muchisimas gracias por comentar en este blog de forma tan rapida y tan extensa. Para mi es un verdadero placer encontrarlos aquí a todos ustedes.

Lo que me lleve de esta experiencia es el aprendizaje que los juegos de rol son algo mucho mas organicos de lo que podrian parecer en un principio. 500 páginas de planteamiento para una serie de TV, cómic o pelicula estan muy bien, pero no para un juego de rol que debe de ser más participativo y todos los involucrados deben tener un poco de control en el proceso creativo.

Hace unos meses que me embarqué en el diseño de otra campaña me contente con escribir unas 20 páginas con lo mas esencial del mundo que ahora estoy jugando para D&D 4ta Edicion y me ha funcionado de maravilla.

Thylzos, lamentablemente ese material se perdió ya que en aquellos tiempos tenia otra PC, solo me queda algo de lo impreso, fichas de algunos personajes, algunos mapas y esquemas de la ciudad, así como un poco de la línea general de la historia. La mayoria se ha perdido para siempre.
( Y quiza haya sido lo mejor ;) )

Gracias a todos y un placer como siempre.

Alexander dijo...

¬¬ Creo que escribo bastante tarde =O pero bue, almenos escribo xD

Yo improviso en todo, hasta creo los NPJ's (que apareceran en el juego) mientras todos juegan =O suena raro pero siempre me funciona xD.

Volviendo al tema... yo juego en 2 grupos (uno soy narrador y otro jugador) en el que soy jugador estoy rodeado de jovenes, cuales 2 tienen novia, y uno de ellos trabaja TODO el dia (por desgracia es el narrador -.-) los demas pasan ocupados y cosas asi ...

Con mis amigos (mas pequeños) pos jugamos cuando queremos, lo unico que nos dificulta las juntas son cosas del colegio, y pues tengo que aprovechar esas ventajas para poder jugar xD

sombrasdelsol dijo...

La verdad es que es una lacra lo de los grupos disueltos y las crónicas a medio terminar. A mi me ha pasado recientemente algo similar, una historia muy pensada con muchos cabos sueltos, subtramas y giros bruscos del guión... para nada.

Ahora intento encajarlo todo para las 2 o 3 veces al año que consigo juntar ese grupo concreto de gente, con la esperanza de finiquitar la crónica en este 2009.

Preparación sí, pero lo que se ha dicho en los comentarios, 20 páginas y volando a otra cosa mariposa.

Zooroos dijo...

Impresionante tu historia de las 500 páginas! Yo no estuve ni cerca, pero si había diagramado tres crónicas paralelas de Vampiro, Hombre Lobo y Mago del viejo MdT, con crossovers intercalados al mejor estilo Marvel comics, y nunca pude terminarla.

El grupo de juego tenía un personaje para cada línea, y jugamos durante 5 años, a razón de 3 historias por año ya que ademas mis historias estaban llenas de subplots, escenas extra y desarrollo de los personajes. Y a pesar de que logré acortar la crónica a un tercio de su longitud, sencillamente no la terminamos porque me habia llenado de frustraciones, habia problemas con algunos jugadores y lo sentía más un trabajo que una diversión. Aún así lo disfrutamos muchísimo.

Hoy en día he encontrado un equilibrio, soy mas bien improvisado pero tengo un grupo de jugadores que adoro, he aprendido a darles las riendas de la historia, a no olvidar que son sus personajes los protagonistas, a decir más SÍ que NO, en fin... Aún tengo mucho que aprender, pero esa es mi experiencia.

Saludos,

ZOOROOS

Britait dijo...

Sobrepreparación

Es un bonito y adecuado nombre para una lacra que nos persigue a los masters que queremos ser perfectos.

Yo aprendi la leccion hace mucho. Diseñar campañas con vistas a que duren años y años y años... Es una perdida de tiempo y un desperdicio de esfuerzos.

Ahora me dedico a improvisar sobre la marcha y en pensar que ninguna partida va a durar mas de 4 ó 5 sesiones... luego personajes nuevos y a jugar a otra cosa.