viernes, 26 de septiembre de 2008

De Retrasos e Impuntualidades:


Saludos Calíopistas:

Estoy convencido que uno de los problemas más comunes en todas las mesas de juego es la asistencia de los participantes a las sesiones de juego. Más de une vez las partidas no han podido realizarse por la ausencia de uno o más participantes.

Aunque sencillo, este problema puede complicarse hasta el apocalíptico grado de destruir los grupos. Y es qué sucede, créanme.

Por lo que he visto este problema no es tan común al principio en los grupos que recién se ha formado. A excepción de uno o dos jugadores problemáticos la mayoría de los jugadores en sus primeros momentos de vida rolera son bastante entusiastas a la hora de llegar a la mesa. Muchos inclusive llegan mucho antes.

Pero con el tiempo de vida del grupo y la edad de los participantes el problema de la impuntualidad comienza a aparecer, primero como pequeños incidentes aislados después como un asunto bastante descarado.

Yo lo achaco a dos cosas básicas:

El Ritmo de Vida: Nos cuesta aceptarlo pero conforme vamos creciendo el tiempo que podemos dedicar al pasatiempo se reduce. Al menos que seamos archimillonarios el trabajo, la escuela, la pareja y otras cosas comienzan a "aparecer" en la vida de los roleros. Ni modo hay que comer y hay que atender otras cosas.
Estemos de acuerdo que no es lo mismo una novia que una esposa y ya que decir de una familia en sus primeras etapas.

Hay que dejar las cosas claras y ser sinceros con el grupo y con uno mismo. Y esto va para los dos lados. Seamos aquellos que llegamos tarde o aquellos que nos quedamos esperando. La comunicación y la sinceridad es vital para sortear este problema. ( Y coste que no dije resolverlo :( )

Tenemos que hacer un análisis de nuestra situación y pensar que tiempo podemos dedicarle al pasatiempo y en caso de no haberlo, ser sincero con uno mismo y con los colegas del rol. Seguramente los tiempos cambiaran y ya habrá otra partida a la cual unirse.

En caso de estar del otro lado hay que hablar con el compañero. Decirle que sus ausencias están dañando al grupo y que sería bueno que pensara en sus tiempos y en caso de no haberlo que siempre habrá un lugar en la mesa para él.
Si se hace de forma correcta no hay porque llegar a las disputas.

Ahora la segunda cosa básica:

Desverguenza: Si como leyeron. Y es que sucede que con el tiempo los jugadores nos vamos conociendo entre todos y con eso llegan las "confiancitas", muchas son buenas y otras no tanto. Que un compañero de rol se convierta en un amigo es lo mejor que pueda suceder. ( Me ha sucedió :`) ) Pero esto también puede tener un efecto secundario.

No es lo mismo dejar esperando a un semi desconocido que aún amigo. Sabemos que el amigo nos perdonará (cuando debería saberse lo contrario :@) Es mas fácil excusarse con el amigo. Peor aún si es en su casa. Sabemos que el muchacho estará bien y que tendrá en que entretenerse mientras llegamos.
Así partidas que deberían empezar a las 4 pm comienzan a las 10 pm. ( También me ha sucedido)

Aquí yo creo que también hay que ser sinceros. Los unos deben preguntarle a sus compañeros a que horas realmente van a llegar. Los otros decirle al colega a que horas realmente vamos a llegar. Ok, hay márgenes de tiempo, pero no es lo mismo 15 minutos que 150 o más.

También puede suceder que comenzamos a preferir otras actividades antes del rol y con esto comenzamos a llegar tarde o de plano no llegar. De nuevo la comunicación de ambos lados es vital. Hablar nuestra ausencia o llegada tarde con algunos días de anticipación puede hacer maravillas.

Y de plano si es que la novia/o, el videojuego o la feria ha sobrepasado el interés que el rol ejercía sobre nosotros, asincerarnos. Decirle a los colegas que por ahora no cuenten con nosotros y que ya habrá ( o no) otro tiempo. Si todos somos personas maduras no tiene por que haber problemas. (Y las novias/os nos cortan, los videojuegos aburren y las ferias se terminan :P )

Ahora bien, hay que decir la verdad.

Hay veces que por X o Y razones estos problema de impuntualidad o falta no pueden sortearse. Ya sea que el colega en cuestión no quiera hablar o simplemente lo hemos hecho y no ha funcionado. De nuevo hay que ser sinceros. Decirle al colega ( o decirnos a nosotros mismos) que no es bienvenido hasta que el problema se resuelva ( o no). Si no solo es una persona la faltista hay que pensar ya no en el bien del grupo si no en el bien de uno mismo.

Quedarse esperando horas no es saludable para nadie. Y a NADIE le gusta hacerlo.

Siempre podemos darle un tiempo al grupo, recordemos que la vida tiene "momentos" y que no siempre se podrá jugar al rol. Podemos sentarnos con los colegas a platicar y encontrar tiempos y posibles soluciones. Podemos dejar de jugar un tiempo pero dedicarnos a otras actividades con los mismos compañeros (ir al cine, armar una banda de rock o luchar contra el crimen p.e.) y si nada de esto funciona siempre podemos llevar nuestro rolero trasero a otra mesa y así comenzar de nuevo.

Amén.

P.D.: Por razones varias no pondré imagenes en este blog.
P.D2.:Es el primer blog donde uso tantas "caritas".
P.D3: ¿Quieren que ponga imágenes?


3 comentarios:

Alexander Knight dijo...

xxD
ME senti identificado...

Por trabajos y cosas asi no e jugado rol ase 1 año (o mas) u.u
Yo no soy el q trabaja, sino el master y unos jugadores =/
Bue.. yo arme mi grupo y juego con mis amigos u.u

Mmmm... Que mas?
A pos.. Eso =D

Chugo dijo...

Es cierto que a medida que avanza el tiempo parece mas dificil quedar... ultimamente a mi me esta pasando con uno de los integrandes de nuestro grupo, aunque hasta que vuelva a estar disponible se deja su pj de lado y listo.

Alexander Knight dijo...

hasta que vuelva a estar disponible se deja su pj de lado y listo.

Eso me recordo algo xP
Cuando faltaba un jugador el master, o algun jugador (con la autorizasion del dueño) interpretaban a su personaje...